Decálogo

Las doulas de Al Caliu. Doulas de la Comunidad Valenciana nos comprometemos a cumplir y respetar el  siguiente decálogo sin excepciones en nuestras tareas de acompañamiento:

 

1- Creemos que más que una actividad, ser doula es una forma de estar y de acompañar a la mujer desde la presencia y el respeto durante una etapa tan importante como la reproductiva (embarazo, parto, postparto, infertilidad, aborto, muerte perinatal…). Para nosotras es un privilegio poder ofrecer nuestro conocimiento y apoyo emocional a las mujeres, parejas y familias que nos lo pidan.

 
2- No somos personal médico ni sanitario , por ello no damos consejos médicos ni interferimos ni competimos con los profesionales de la salud. Nuestro objetivo es lograr una relación positiva, de colaboración y de respeto mutuo, y en ocasiones ser un puente de comunicación, si así se nos pide,  entre la mujer/pareja y el personal médico (recordando los deseos expresados por la mujer/pareja durante el parto, buscando un lenguaje común…).

No apoyamos el parto sin asistencia médica.

 
3- Como doulas ofrecemos apoyo emocional además de información, referencias de fuentes de información y recursos de forma objetiva para facilitar a la mujer/pareja la toma de decisiones. Sea cual sea el camino que quieran tomar, les ofrecemos nuestro escucha, apoyo y comprensión sin juicios, sin intromisiones, y sin anteponer nuestras opiniones, opciones personales y creencias a los deseos de la mujer/pareja. Nuestra labor es procurar que cualquier decisión sea una decisión informada, y respetarla una vez la mujer/pareja la toma.

Ante situaciones que dañan nuestra coherencia personal optamos por ofrecer a la madre/pareja la posibilidad de contactar con otra doula más afín.

 
4- Nuestros valores son la escucha activa, el respeto, la comprensión, el soporte, la flexibilidad y  la tolerancia. Reconocemos las diferencias interculturales  y la diversidad y las respetamos y acompañamos sean cuales sean las decisiones por las que opta la madre/pareja acerca de cómo vivir la maternidad/paternidad.

 
5- Cada una de nosotras  desde su formación y experiencia, respetando siempre el decálogo de nuestra asociación, enfoca y ofrece sus servicios según su criterio y personalidad , responsabilizándose plenamente de su trabajo, condiciones y  tarifas. Siempre informa honestamente sobre su formación y nivel de experiencia  y sobre su disponibilidad, estableciendo un acuerdo con la mujer/pareja sobre cómo se llevará el acompañamiento, y respetándolo en todo momento.

 
6- Ante necesidades de la madre/pareja/familia que no podamos cubrir dentro de nuestra formación, capacidad y competencias, tenemos el conocimiento necesario para remitirles a los recursos y profesionales adecuados.

Del mismo modo, si nuestra disponibilidad se ve interrumpida por algún motivo que lo justifique, siempre ofreceremos alternativas para cubrir satisfactoriamente la situación. En situaciones previsibles contaremos con una “doula suplente” que la mujer/pareja conocerá con anterioridad

 
7- Nuestra actitud de respeto se extiende también al trabajo de otras compañeras doulas y hacia nuestro propio trabajo y el reconocimiento de nuestros propios límites. Esto último incluye limitar el número de mujeres/parejas para garantizar un servicio estable y de calidad y conseguir un equilibrio entre la función de doula y el compromiso con la propia familia, además de crear espacios de descanso y reciclaje.

 
8- Somos responsables de nuestra propia formación y de la actualización y revisión de nuestros conocimientos y creencias, y nos comprometemos a estar en aprendizaje continuo  en forma de cursos, conferencias, talleres, lecturas,  revisión de actuaciones y trabajo personal…con una actitud abierta y de superación.

 
9- Somos conscientes de que nuestro servicio se basa en la confianza y el respeto, por ello nos comprometemos a garantizar la confidencialidad  respecto a cualquier información de índole médica, personal, familiar, documental que  hayamos obtenido en nuestra labor de acompañamiento, y a no utilizarla si no existe consentimiento expreso por parte de la mujer/pareja.

 
10- Trabajamos para que nuestra labor sea reconocida y valorada siempre anteponiendo la protección, el apoyo y el respeto a las necesidades de las mujeres/madres y de sus bebés, y dirigiendo nuestro esfuerzo al cambio social necesario para que el nacimiento y la maternidad sean reconocidos como expresión de salud y sean tratados con la consideración y el respeto que se merecen, más aún cuando las circunstancias hagan precisa la  intervención médica y/o la separación de la madre y su bebé.

ADCV Al Caliu